PANTALLA FACIAL PROTECTORA

Una pantalla facial protectora es un accesorio de protección que evita el paso de fluidos, partículas o bacterias hacia el rostro. Las pantallas faciales son la mejor protección frente a las salpicaduras y las partículas de baja velocidad. Es importante saber que la pantalla facial por sí sola, no garantiza protección, por lo que se recomienda usarla siempre con una mascarilla desechable.

Características de las pantallas faciales

En Anta y Jesús contamos con dos modelos de pantallas faciales. La pantalla protectora ECO y la pantalla protectora profesional. 

  • Ambas pantallas ofrecen un plus extra de protección a los usuarios. 
  • Su peso es ligero por lo que es sencillo llevarla.
  • Tienen una lámina Glasspack PVC.
  • Cumplen con el Reglamento (CE) Nº 1935/2004 sobre materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos. 
  • Son la mejor opción para protegerse de los fluidos.
  • Deben usarse preferiblemente con mascarilla desechable para mayor protección. 
  • Pueden ser reutilizadas siempre y cuando no estén deterioradas. Se deben desinfectar después de su uso. 

Usos de las pantallas faciales

Debido a la situación de pandemia mundial originada a causa del SARS-CoV-2 actualmente, muchas personas usan pantallas faciales para evitar contagiarse. 

Esto se debe a que la pantalla facial protectora evita que las personas toquen su rostro, y además porque funciona como un escudo protector en caso de que una persona estornude. 

Así vemos pues, que las pantallas faciales no solamente se están utilizando en el ámbito médico y sanitario, sino también se están empleando en restaurantes, cafeterías, centros públicos, oficinas y lugares cerrados donde haya gran afluencia de personas.

Lo mejor de las pantallas faciales es que cubren toda la cara, cosa que no hacen las mascarillas desechables, por esto es que se están utilizando como medida de protección complementaria.

Ir a Arriba